Sindicatura Marco Legal Marco Normativo

La sindicatura municipal, bajo el marco jurídico actual, tiene las atribuciones de vigilancia del patrimonio municipal, fiscalización, determinación de la situación financiera y ejercicio presupuestal y ¨hacer lo que legalmente debe hacerse¨ en forma real y efectiva para evitar actos de corrupción de los servidores públicos. Por lo anterior, se centra en adoptar sistemas destinados a promover la transparencia y a prevenir conflictos de intereses, manteniendo y fortaleciendo la innovación constante de dichos sistemas.

Es por ello, que la Sindicatura, como entidad garante, mantendrá una correcta vigilancia de los problemas y las amenazas que plantean conductas no apegadas a derecho que socavan la estabilidad y seguridad de la sociedad, las instituciones y los valores democráticos. Es por ello, que asume su compromiso permanente de conducirse con ética para el desarrollo sostenible y apego a la legalidad.

La Sindicatura convencida de la importancia de la cooperación social para prevenir conductas no apegadas a derecho y luchar por ello; convencido asimismo, de la disponibilidad e importancia que la asistencia técnica puede desempeñar para que la administración municipal esté en mejores condiciones de poder prevenir y combatir eficazmente desviaciones en el comportamiento correcto del funcionario público, entre otras cosas, integra y fortalece las capacidades operativas, implementando la interacción e integración ciudadana a través de la sindicatura social, abierta e impulsando los derechos de la ciudad.

Las características y congruencia del hacer y actuar del Síndico, reafirman su decisión inquebrantable para prevenir, detectar y disuadir con eficacia, ilícitos dentro de la función pública, vigorizando la cooperación para la recuperación de la confianza entre ciudadanos y su gobierno.

Así mismo, se tiene siempre presente que la prevención y la erradicación de la corrupción son responsabilidad de toda la sociedad, por lo que se han generado y robustecido los canales de cooperación entre las instituciones de la administración pública municipal y los ciudadanos, con el apoyo y la participación de personas y grupos que no pertenecen al sector público dentro de la sociedad civil, como las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de base comunitaria, para que sus esfuerzos, en este ámbito, sean eficaces; teniendo presente también los principios de debida gestión de los asuntos y los bienes públicos, equidad, responsabilidad e igualdad ante la ley, así como la necesidad de salvaguardar la integridad y fomentar una cultura de rechazo a conductas no apegadas a derecho.